Un camino enredado, sólo para conocedores. Dentro del bello Bosque de la primavera y haciendo uso del conocimiento sobre el terreno se llega  a las instalaciones de las válvulas geotérmicas perforadas desde 1978 al 89. Lugar que ayuda a la concientización sobre el uso de la energía, además de que por medio de una caminata no muy larga se puede llegar al rió de agua caliente que se presta para pasar una tarde agradable.


Supuestamente el barro negro de los playones tiene uso medicinal, el cual es recomendable para el cutis y la piel. Además de los barros medicinales vale la pena caminar siguiendo la corriente del rio,  a veces se llegan a pozas profundas para darse un chapuzón.


En este recorrido es importante respetar el ambiente, por ignorancia y descuido muchos de los visitantes llegan a dejar la basura regada por toda la rivera. Nota que hay que tener en cuenta.