Es un lugar frecuentado por aficionados al tracking, donde podrá disfrutar del gran paisaje que ofrecen los 500 m de profundidad de una barranca por la que transita el río Santiago y su afluente, el río Verde. Cuenta además con un Santuario para la Preservación de la Vida Silvestre, que abarca 40 ha. de bosque que alojan a más de 360 especies animales.