Los Prismas Basálticos son columnas geométricas de basalto que decoran las paredes de la impresionante barranca de Santa María Regla, que ven bañadas sus paredes por las cuatro cascadas que alimenta la presa de San Antonio Regla. Se encuentra en Huasca de Ocampo, en el estado mexicano de Hidalgo.

El origen de estas formaciones, con una altura aproximada de entre 30 y 40 m, se remonta al enfriamiento acelerado de lava durante un derrame hace millones de años, que se vertió al fondo de la barranca.

 

   Es un “capricho” geológico que brinda un espectáculo de la magia geofísica de la naturaleza. Los Prismas basálticos hacen pensar que fueron esculpidas con respaldo del hombre. El barón Alexander Von Humbolt catalogado como el padre de la geografía moderna, visitó México a principios del siglo XIX. Impresionado por la belleza de estos Prismas basálticos, realizó dibujos de esta formación en 1803. Hoy se exhiben en el Museo de Arte Británico en Londres. Esta maravilla geológica  aún no está catalogada como Área Natural Protegida, sin embargo, por sus características pertenece a la categoría de Monumento nacional.

  

 Cada columna mide entre los  80 cm. de diámetro y varios metros de altura,  acomodadas  de manera vertical, de cinco o  seis caras, perfectamente definidas las uniones entre sí, resaltando el  color de gris a negro de estos monumentos geométricos.

   Se aforan en los lados y fondo del cañón o barranca conocida con el nombre de  Alcholoya, donde se vierten las aguas provenientes de los manantiales de la Exhacienda de San miguel Regla y de la presa San Antonio formando diversas cascadas que pareciera que juguetean con los prismáticos de basalto formando una leve brisa que al tocarla se convierte en una mágica experiencia de contacto autentico y directo con la naturaleza.