Se considera el segundo mayor atolón del planeta con 70 kilómetros de largo por 25 de ancho; semeja un cinturón coralino oval, que en su interior alberga una enorme laguna poco profunda forma parte de la segunda barrera arrecifal más grande del mundo.

 

Por encontrarse en mitad del océano, posee las formaciones coralinas mejor conservadas de México, con sólo tres islas: Cayo Norte, Cayo Centro y Cayo Lobos, que son habitadas temporalmente por pescadores.

La Reserva de la Biosfera Banco Chinchorro, de 144,360 hectareas, es ideal para practicar el esnorquel y buceo en sus aguas transparentes, donde se lleva a cabo la pesca controlada de langosta y caracol, y que destaca por ser un cementerio de barcos mercantes de todo el mundo.